A   B   C   D   E   F   H   I   J   L   M   N   O   P   Q   R   S   T   U   V   Y   Z

Es en vano (Vals)

Títulos alternativos: Es en vano, no puedo
Letra y música: Federico Curlando
2-4-1912

Voz: Carlos Gardel

Orquesta: quita

Guitarras: Carlos Gardel

Estudios Columbia, Buenos Aires

Sistema Acústico

Fecha Matriz 78 rpm CD / Vinilo
1912 56758 - 1
T 595
Todo Gardel - Vol. 1

Es en vano

Es en vano, no puedo olvidarte,
por tu amor he perdido la calma,
Ya no puedo vivir sin hablarte
tus fríos desdenes torturan el alma.
 
He pensado olvidar tu cariño 
Imposible, no puedo aunque quiera,
Mi pasión con pureza de armiño,
trocóse de pronto de ti pa' la hoguera.
 
No me quites la luz del consuelo
Ay, mi vida, ya basta de enojos,
Como extraño en mis noches de duelo
la miel de tus labios, el sol de tus ojos.
 
No pretendo entablarte querella
Ni te culpo si ya no me quieres,
Es tan mala y tan triste mi estrella
que a cambio de dichas, me das padeceres.
 
Has abierto en mi alma una herida 
que por honda ninguno la iguala,
Y qué motivos te he dado, mi vida
Oh, dímelo pronto, no seas tan mala.

Esta canción es, en realidad, un vals llamado Es en vano, no puedo, y pertencece a Federico Curlando, prestigioso payador de Bahía Blanca. Curlando fue el último de una generación de payadores en la que se ubicaron también Betinotti, Ezeiza, Cazón y Trejo; pero él habría de ir más lejos que la simple improvisación. Cuando se aplaudía la solvencia acrobática de una respuesta rápida e ingeniosa, apareció este hombre ofreciendo sus composiciones de un valor literario mucho mayor; y si hubo un nexo postrero entre los payadores y los poetas del folklore urbano, puede afirmarse que Curlando lo fue.1 Esta canción supone el primer caso conocido en la historia de Carlos Gardel de un conflicto por derechos autorales:

"Como en los discos no figuraba el nombre del autor, éste mandó retirarlos de la venta pero con muy poca fortuna, ya que igualmente se vendieron por no existir en aquel tiempo sociedades de autores ni leyes de defensa de la propiedad intelectual que lo impidieran." 2

Federico Curlando murió en 1917, a los 39 años.

Bibliografía: